Cambio del líquido de frenos

The mechanic fills in a brake liquid

El líquido de frenos es una part literature review outline sample e esencial del sistema de frenada del vehículo.

El líquido de frenos suele geography coursework funcionar a altas temperaturas y tiene un punto de ebullición muy alto. En el caso de comenzar a hervir, dejaría el vehículo sin frenos por las burbujas de vapor que se generan dentro del circuito y que no pueden ser comprimidas. Otra de las características de este líquido, es que es higroscópico, lo que significa que atrae y absorbe humedad.

Debido al aumento del porcentaje de agua en el líquido de frenos a medida que va pasando el tiempo, se recomienda reemplazar el essay help free líquido de frenos cada 2 años y a mucho tardar cada 4 años. Además, el agua contribuye a la corrosión de los conductos del líquido y puede agravar el desgaste de los bombines de freno. Sustituir el líquido de frenos no es una operación cara, suele rondar los 40 euros en función del modelo de vehículo.

LIQUIDO FRENOS

Este componente sufre con el paso del tiempo, pues soporta elevadas temperaturas (ocasionadas por el rozamiento de las pastillas y discos) y presiones del circuito. Se aconseja cambiarlo cada 2 ó 3 años y comprobar su estado anualmente. Un mal líquido ocasiona deterioro, sobre todo de los elementos del sistema de frenado que tengan o se compongan de retenes o juntas de goma, como la bomba de freno, los bombines de los frenos traseros y los latiguillos.

Para detectar el estado del líquido de frenos, los talleres disponen de un bachelorarbeit schreiben lassen kosten comprobador específico que, a partir de una muestra o actuando directamente en el depósito en el compartimento motor, lo hace hervir para chequear su temperatura de ebullición, como mínimo de 165º C. Ojo: el líquido se deteriora, oxida y pierde cualidades, sobre todo para soportar temperaturas elevadas. Según su calidad puede ser: DOT 3 (205º C), DOT 4 (230º C) o DOT 5.1 (260º C).